El agua – toda la que necesite, toda la que deje correr – brota como un hecho común, sin importancia. La utilizo como si fuera aire, sin pensar. Es que en los sectores relativamente acomodados se ha naturalizado tanto su libre disponibilidad que es un escándalo cualquier limitación.

Ver Nota

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *