Lo del doctor parecía atinado: “si lo vamos a sacar… para qué esperar? Que sea mañana, jueves”. Pero lo que nos pasaba por la cabeza no tenía que ver con lo razonable que era el médico, sino con enfrentarnos a algo que había estado ahí pero que todavía no parecía del todo real. Después de 18 años juntos, íbamos a tener un hijo, nomás.

Ver Texto